SALIR  

¿Cómo viven las mujeres las violencias en el mundo y en México?

Image Description
Por: Observatorio Violeta
Temas: Fuente: viernes, 3 de julio de 2020

Contexto de la Situación internacional 

Hablar sobre la violencia contra las mujeres de manera particular responde a una problemática latente en nuestras sociedades donde la desigualdad entre hombres y mujeres es llevada a los límites extremos de la privación de dignidad y libertad. 

La violencia contra las mujeres existe en todos los países de diversas maneras. Sin importar su dimensión, la constante radica en su gran impacto social, al tiempo que representa una expresión de la desigualdad basada en el género. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que tres de cada diez mujeres en el mundo han experimentado algún tipo de violencia; es decir, poco más de un tercio de la población mundial (OMS, 2013).

La identificación de esta problemática como un fenómeno particular y diferenciado de la violencia como concepto general, se da a partir de la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW por sus siglas en inglés) en 1979. Dicha convención es un tratado internacional que conjunta los esfuerzos de las naciones y los movimientos sociales por reconocer que las mujeres son discriminadas por el hecho de ser mujeres. La discriminación entendida desde un aspecto amplio, se refiere a cualquier distinción, exclusión o restricción hecha en base al sexo que tenga el efecto o propósito de disminuir o nulificar el reconocimiento, goce y ejercicio por parte de las mujeres, independientemente de su estado civil, sobre la base de igualdad entre hombres y mujeres, de los derechos humanos y libertades fundamentales en las esferas política, económica, social, cultural y/o civil.

En ese sentido, la violencia contra las mujeres encaja como una manifestación de dicha discriminación. Sin embargo, no es hasta 1993 que en la Ia Conferencia Mundial sobre la Mujer, celebrada en Nairobi, que se comienzan a delimitar las particularidades de la violencia contra las mujeres entendida como una forma de discriminación que inhibe gravemente los derechos humanos de las mujeres.

Por violencia contra la mujer se entiende todo acto de violencia basado en la pertenencia del sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se produce en la vida pública como en la vida privada (Declaración sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, 1993).

Es importante señalar que la violencia en su sentido más amplio se diferencia de la violencia contra las mujeres debido a que esta última atenta de manera particular a un sector de la población por razones de su género. Mientras que la violencia que trastoca en el día a día a nuestra sociedad y afecta también a los hombres, no guarda una motivación en el género. El estudio de la violencia contra las mujeres ha comprobado que, en su mayoría, quienes ejercen este tipo de violencia hacia las mujeres se trata de hombres.


Contexto de la Situación a nivel nacional

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) realiza cada cinco años la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH), con la finalidad de identificar si las mujeres de 15 años o más han experimentado situaciones adversas como agresiones de tipo física, sexual, económica o psicológica que les causaron daño directo o tuvieron la intención de hacerlo.

De acuerdo con la ENDIREH 2016 se estima que de las mujeres de 15 años o más que residen en el país, el 66.1 por ciento ha padecido al menos un incidente de violencia. En el ámbito de pareja es en donde con mayor frecuencia ocurren los actos de violencia, pues el 43.9 por ciento de las mujeres que tienen o tuvieron alguna relación de este tipo manifestaron haber sido violentadas en algún momento de su vida. Sobre la incidencia en términos de salud emocional de las víctimas de violencia contra las mujeres, se puede observar que 46 por ciento de las mujeres que sufren de violencias de pareja presentan consecuencias emocionales directas.

Por otra parte, en lo que respecta a la extensión de la violencia para el territorio mexicano, el promedio nacional es de 66.1 por ciento; no obstante, la distribución es variable, presentando para el caso de Chiapas, manifestaciones de 52.4 por ciento en su población y, hasta el 79.8 por ciento en la Ciudad de México.


Las alarmantes cifras de violencia contra las mujeres en México han propiciado la adopción de acciones para combatir la problemática. Entre ellas destaca la normatividad con apego a los derechos humanos y los tratados internacionales, como la publicación de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia (LGAMVLV) en el 2007. Así mismo, México forma parte de 210 tratados internacionales en los que se reconocen los derechos humanos, de los cuales 13 se relacionan con mujeres y han enriquecido la normatividad sobre la implementación de acciones para la prevención, atención, sanción y erradicación de todas las formas de violencia contra la mujer.


Contexto de la situación local en Nuevo León

De acuerdo a la Encuesta Nacional sobre las Dinámicas de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH, 2016), en Nuevo León el 59.3% de las mujeres mayores de 15 años, han experimentado al menos un tipo de violencia a lo largo de su vida. Ésta es una cifra reveladora, pues indica que más de la mitad de las habitantes del estado han sido violentadas, mínimo en una ocasión. Destacando las agresiones de tipo sexual como las de más prevalencia con 38%, seguida por los eventos de violencia emocional 37.7%, física 25.6% y económica 22.7%.

Con respecto a las personas agresoras, 32.2% de las mujeres neolonesas mayores de 15 años señalaron haber sido agredidas por sus parejas actuales o de su última relación. En este sentido es de destacarse que los tipos de violencia más frecuentes ejercidas por las parejas son emocional (28.2%) y económica (13.8%), continuando con la violencia física (12.4) y sexual (3.6%).

Por otro lado 48.8% de las mujeres de Nuevo León que han sufrido violencia, ha sido ejercida por personas distintas a sus parejas, siendo las agresiones del tipo sexual las de mayor prevalencia con 36.3%, continuando con la emocional en 20.3%, violencia física 17.7% y económica 13.1%.

Referente a los ámbitos o espacios donde han sido violentadas, 35.7% de las mujeres que han vivido algún tipo de agresión ha sido en el ámbito comunitario, 23% en el laboral, 18.4% en el escolar y 6.9% en el espacio familiar.

Hablar de violencias contra las mujeres implica hablar de feminicidios, pues nos referimos a la expresión más extrema de la violencia contra la mujer, y Nuevo León concluyó el año 2018 como el tercer estado con mayor número de casos,  después de Estado de México y Veracruz (SESNSP, 2019). 

Este grave crimen va a la alza tanto en el país como en el estado, de ahí que el 13 de enero de 2012, fue presentada, ante la Secretaría Ejecutiva del Sistema Nacional de Prevención, Atención, Sanción y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres, la solicitud de Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres para el estado de Nuevo León, impulsada por la organización Arthemisas por la Equidad, A.C. Lo anterior derivado del  incremento desproporcionado entre el 2000 y 2011 de un 689.30% en el número de feminicidios (Gobierno de México, 2016).

Cuatro años después, el 18 de Noviembre de 2016 fue emitida la declaratoria en los municipios de Apodaca, Cadereyta Jiménez, Guadalupe, Juárez y Monterrey, en donde se exhorta al gobierno del estado tomar medidas de Seguridad, Prevención, Justicia y Visibilización para “garantizar a las mujeres y niñas que se encuentren bajo su jurisdicción, el derecho a vivir una vida libre de violencia” (Declaratoria de AVGM Nuevo León, 2016).

De acuerdo al registro hemerográfico de las organizaciones Alternativa Pacíficas y Arthemisas por la Equidad, en el estado el número de muertes violentas registradas en los últimos años reflejan la grave situación que día a día viven las mujeres y niñas de la entidad. Dichas organizaciones registraron 83 muertes violentas de mujeres y niñas en el 2016, 72 en el 2017, 100 durante el 2018.

Sin duda eliminar todas las formas de violencia hacia las mujeres requiere acciones urgentes por parte de todos los sectores, y en todos los espacios; requiere un gran esfuerzo de visibilización, de concientización; requiere estar alertas, críticas y críticos del actuar de las y los tomadores de decisiones, así como de nuestro actuar y de quienes nos rodean. Solo así, juntas, juntos, organizándonos y alzando la voz lograremos con el tiempo, transformar las prácticas diarias que generan discrminación, exlusión y violencia.

Vistas 212